3 días en las Islas Gili: nuestro viaje

El paraíso. Ahí es dónde sentimos que estábamos en cuanto pusimos un pie en la arena blanca de estas preciosas islas. Fuimos en septiembre y parecía que tuviéramos prácticamente las islas para nosotros solos.

Cada una de ellas tiene su identidad y su carácter. Trawangan es la más grande y festiva, Air es la mediana y la que tiene un poco de todo, y Meno es la más pequeña y salvaje. Visitar estas islas es una genial manera de terminar un viaje intenso por Indonesia. Aquí vas a encontrar el diario de viaje a las islas GIli.

Islas Gili en 3 días: nuestro viaje

Islas Gili en 3 días: día 1 en Gili Air

Cuando decidimos ir a las islas Gili en 3 días, no nos decidíamos por una de las tres. Nos parecían tan distintas y atractivas a la vez, que no conseguíamos quedarnos con una. Así que al final, nos quedamos con las tres, y pasamos un día en cada una de ellas.

Nos vino a buscar a nuestro hostal una mini van que nos llevaría al puerto de Padang Bai, desde donde salía nuestra lancha rápida a Gili Air. Es un servicio súper práctico y cómodo para llegar a las islas Gili, la verdad.

Llegamos al puerto, fuimos al puesto y entregamos nuestro ticket (que llevábamos previamente impreso). Nos dijeron que teníamos que esperar 15 minutos y que saldríamos puntuales.

Y así fue. Subimos todos a la lancha y… ¡Hacia Gili! Al principio nos pusimos en la parte interior, pero a los 5 minutos ya estábamos inspeccionando algún sitio donde poder salir al exterior, y subimos arriba del todo, encontrándonos con otros viajeros. El aire es fuerte y las olas te van salpicando, pero es alucinante la sensación de libertad que sientes ahí arriba.

 

En aproximadamente 30 minutos llegamos a Gili Air, no sin antes hacer parada en Lombok para los viajeros que se hospedaban ahí. Al llegar al puerto, aprovechamos y miramos los horarios de los barcos que iban a Trawangan mañana por la mañana, ya que ese era nuestro plan para el día siguiente.

 

En las islas Gili no hay vehículos motorizados, así que los únicos medios de transporte son las bicis o los carros tirados por caballos. Nosotros hacemos un turismo responsable con los animales, por ese motivo no quisimos utilizar los carros y nos pusimos a andar hasta encontrar nuestro hotel. Hay que decir que nos moríamos de calor con las mochilas y el sol, pero las vistas de las preciosas playas y lo contentos que estábamos lo hacían más llevadero.

11.00h

Llegamos a nuestro hotel después de andar algo así como 20 minutos. Nos ofrecieron un coco de bienvenida y lo aceptamos más que agradecidos. Dejamos las mochilas, nos acomodamos en nuestra terracita a pie de playa y disfrutamos de lo afortunados que nos sentíamos.

 

¡Pero había llegado el momento de descubrir la isla! Nos enfundamos los bañadores, nos pusimos ropa cómoda y empezamos a andar por la orilla. Nos dimos un chapuzón, el agua estaba súper caliente y las playas eran infinitamente largas y preciosas. Eso sí, hay que saber que hay muchas zonas dónde está bastante lleno de plásticos, ya sean bolsas, botellas de agua grandes y pequeñas, pajitas y mucha basura que no debería estar ahí.

15.00h

Paramos a comer en uno de los muchos bares-restaurantes que hay en la playa. Y para cuando queríamos darnos cuenta, el agua prácticamente había desaparecido. No teníamos ni idea que las islas Gili sufrieran un cambio de marea tan drástico, así que nos quedamos con las ganas de bañarnos largo y tendido en esta maravillosa isla. Es algo a tener en cuenta ya que a partir de las 15h-16h, al menos a principios de septiembre, es prácticamente imposible bañarse.

Pero eso no significa que no puedas hacer nada! Se forman una especie de pequeñas piscinas naturales dónde se pueden ver estrellas de mar, y en dónde los pescadores capturan algunos de los peces que luego te servirán para cenar.

20.00h

Después de disfrutar de las playas, de los animalitos y de nosotros mismos, había llegado el momento de descansar. Comimos algo rápido en un bar que había cerca del hotel y cogimos la cama con muchas ganas. ¡Mañana teníamos que madrugar para irnos a Gili Trawangan!

 

Islas Gili en 3 días: día 2 en Gili Trawangan

07.00h

Recogimos las mochilas y nos pusimos en dirección al puerto. Por suerte, ya sabíamos el camino y no tardamos tanto como para llegar de él a nuestro hotel. El barco salía a las 08:30h, pero teníamos que comprar el ticket. Llegamos con bastante antelación, así que nos sentamos a tomar un café y algo para llenar el estómago hasta que saliera nuestro barco público. También puedes comprar el ticket por internet, cosa que nosotros no sabíamos, y así asegurarte un lugar en el barco.

➜ Puede interesarte: Cómo moverse entre las Islas Gili

Con algo de retraso nos dirigíamos, por fin, a Gili Trawangan. De las tres, esta es la más grande, animada y turística. El trayecto duró aproximadamente unos 20 minutos, y nosotros no podíamos estar más emocionados.

09.30h

Salimos del barco y nos dispusimos a buscar nuestro hotel. Esta vez no nos alojaríamos a pie de playa, sino un poco más al interior, en un precioso hotel donde nos sentimos como en casa. ¡Lástima que solo fuera para una noche!

Como ya sabíamos cómo iba el tema de las mareas, esta vez lo hicimos bien. Dejamos las mochilas y nos dispusimos a ir a hacer snorkel a la playa. Pero al llegar nos encontramos con una de las parejas con la que compartimos guía en Bali, que nos contaron que iban a hacer un island hopping por distintos puntos de las 3 Gilis, a las 10.30h. ¡Así que ni nos lo pensamos!

Ya estábamos todos en el barco muertos de ganas de conocer más sobre estas preciosas islas. El island hopping que hicimos consistía en visitar distintos puntos de las tres Gilis, así como también zonas dónde el coral y la abundancia de peces era más que espectacular. 

Vimos tortugas, peces de mil colores, mucho coral y playas realmente preciosas. Eso sí, seguimos diciéndolo… hay bastante basura en muchos de los lugares a los que fuimos. Y eso es algo que nos hemos llevado en el corazón. ¿Cómo podemos destrozar así un planeta tan maravilloso?

15.00h

Sobre las 15h paramos en una de las playas de Gili Meno a comer. Te dejaban elegir entre un par de restaurantes (incluidos en el precio del tour) y te daban también un rato para que disfrutaras de la playa a tu aire.

Y había llegado el momento de volver a Trawangan. Había sido una excursión preciosa y llena de emociones, puesto que era la primera vez en nuestra vida que veíamos la naturaleza en todo su esplendor. Nos estaban encantando las islas Gili, pero aún nos quedaba una de ellas, la más virgen, la menos turística… Gili Meno.

18.00h

Llegamos a puerto, nos duchamos en nuestra preciosa ducha al aire libre, y fuimos directos a conocer la zona más animada de la isla. Hay muchas tiendas, restaurantes, puestos callejeros y tiendecitas de artesanía dónde comprar todo lo que quieras. Estuvimos un buen rato disfrutando del bullicio hasta que nos entró el hambre, y paramos a cenar algo en un bar con música en vivo. Nos tomamos alguna que otra cervecita disfrutando el reggae más auténtico, y pasamos una de las mejores noches de todo el viaje.

 

Pero había llegado el momento de ir a descansar, mañana cogíamos otro barco con dirección a nuestra última parada de este maravilloso viaje: Gili Meno. ¡Que ganas!

¿Sin tiempo para leer?

¿Sin tiempo para leer?

¡Sin problemas! Guárdalo en Pinterest para leerlo más tarde.

Islas Gili en 3 días: día 3 Gili Meno

07.30h

Nuestro barco salía a las 09.30h de la mañana. Nos levantamos pronto para poder disfrutar de nuestro súper desayuno en la piscina, hicimos las mochilas y nos pusimos rumbo al puerto. Teníamos muchas ganas de conocer esta isla, puesto que es la más virgen de todas y por ende, la más paradisíaca.

Llegamos sobre las 9h, compramos el ticket, y esperamos a que nuestro barco se llenara para salir. Tardamos también unos 20 minutos, y a medida que íbamos llegando nosotros ya alucinábamos. El agua y el coral que se vislumbraba desde el barco era increíble. 

 

Como en Gili Air y en Gili Trawangan, en Gili Meno no hay vehículos motorizados. Así que una vez llegamos al puerto, nos tocaba andar para encontrar nuestro alojamiento. Esta vez queríamos uno más rústico, más salvaje, acorde con la isla. Nos alojaríamos en unos bungalows hechos con bambú justo en el medio de la isla, al mismo tiempo andando de la parte sur que de la parte norte.

Nos costó muchísimo encontrarlos, estaban muy escondidos, y cuando preguntábamos a los lugareños nadie sabía nada. ¡Incluso empezamos a pensar que no existían! Pero por fin nos encontramos con unas indicaciones y ahí estaba.

12.00h

Esta vez también teníamos claro que teníamos que aprovechar la mañana porque la marea bajaba muy rápido. ¡Así que ni cortos ni perezosos nos enfundamos los bañadores, cogimos la cámara, las toallas, y al agua!

Meno es nuestra isla favorita. Es la más auténtica, la más pura, la más virgen. Es lo que buscas cuando vienes a las islas Gili.

 

Encontramos una playa que estaba vacía (la mayoría de ellas lo están, al menos en septiembre cuando fuimos nosotros) delante de un chiringuito de playa llamado Sasak Café, donde más tarde comeríamos. Ahí alquilamos los patos, las gafas y el tubo, todo el arsenal para hacer snorkel, y nos metimos en el agua.

 

Hacía muchísimo viento, el mar estaba bastante revuelto, y nos empujaba hacia el fondo. Pudimos ver mucho coral, muchos peces y Sergi hasta vio una tortuga, pero era bastante incómodo ya que tenías que hacer mucha fuerza para mantenerte donde querías. Después de un pequeño susto (no podíamos volver a la orilla por mucho que nadábamos), comimos en el Sasak Bar, riquísimo, y pedimos un coco, para bebernos el agua. Lo entendieron mal y nos trajeron un batido de coco, y gracias a Dios. Es el mejor batido de coco que hemos probado en nuestra vida, y durante nuestros viajes a distintas partes hemos intentado tomarnos uno igual de bueno sin éxito. Así que si os gusta el coco… ¡A por él!

Con la barriga llena, tomamos un rato el sol, hicimos algunas fotos y fuimos a recorrer la isla en profundidad. Por la orilla fuimos andando y andando hasta dar la vuelta completa. Es una isla preciosa y única.

20.00h

Se acababa nuestra aventura por las islas Gili y por Indonesia, mañana teníamos que volver a Trawangan para coger ahí la misma lancha rápida que habíamos cogido desde Bali, esta vez para volver a la isla de los Dioses. Ahí teníamos que coger un vuelo hasta Jakarta, y de Jakarta de vuelta a Barcelona. Pasar los últimos 3 días en las islas Gili había sido la manera perfecta de acabar una aventura inolvidable.

Esperamos que nuestro paso por las islas Gili te haya sido útil, y ya sabes, si tienes cualquier duda no dudes en ponerte en contacto con nosotros a través de nuestro correo o nuestras redes sociales, tienes enlaces directos en el banner arriba a la derecha.

¡NO OLVIDES SEGUIRNOS EN INSTAGRAM PARA NO PERDERTE NUESTROS VIAJES!

Y recuerda que la única manera de viajar, es hacerlo seguro. Nosotros viajamos con Mondo, así que no lo dudes y aprovecha el 5% de descuento directo en tu próximo viaje.

Edita tus fotos y vídeos desde el móvil
NUESTROS HOTELES RECOMENDADOS

5 % de descuento en tu seguro de viaje

MONDO

por ser nuestro lector/a ◡̈

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Nosotros tus datos para facilitar la publicación y gestión de comentarios. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, supresión y oposición, entre otros, según nuestra Política de privacidad.